Ni Android ha podido ayudar a BlackBerry a superar su debacle

Por fin estamos viendo una imagen más clara sobre si los consumidores le han dado otra oportunidad a BlackBerry. Pero las cosas no lucen muy bien.

BlackBerry dijo el viernes que vendió 600,000 unidades de sus teléfonos en su cuarto trimestre fiscal, muy por debajo de los 850,000 que esperaba Wall Street y también por debajo de las 700,000 unidades que vendió en el trimestre anterior.

Hasta ahora, la situación había estado un poco turbia. El primer teléfono con Android de empresa canadiense, el BlackBerry Priv, salió a la venta en noviembre, pero funcionaba en solo algunas telefónicas, tales como AT&T en Estados Unidos. T-Mobile comenzó a venderlo en enero, y Verizon lo añadió a principios de este mes. Sprint aún no lo está vendiendo.

Más allá de los comentarios de costumbre por el presidente ejecutivo John Chen, que las cosas están "bastante positivas" y "hasta ahora, todo va bien," no había otros indicadores de cuántas personas estaban comprando el Priv.

Los devotos a Blackberry (al menos los que quedan) y por igual Wall Street, han tenido mucho interés en ver si el Priv resonaba con los consumidores. Esto se debe, en gran parte, a que el futuro de BlackBerry en los teléfonos depende del éxito del Priv, que marcó un dramático giro al dejar de utilizar el software propio de la empresa a favor del más utilizado Android de Google.

"Este trimestre o el próximo podría determinar si BlackBerry seguirá siendo un proveedor de hardware", dijo Avi Greengart, un analista que cubre la electrónica de consumo para Current Analysis.

Chen defendió los resultados diciendo que la compañía redujo su pérdida operativa por la mitad, mientras que los teléfonos iban ganando más dinero.

"El camino hacia la rentabilidad aparenta ser razonable", dijo Chen en una conferencia telefónica con inversionistas de la compañía el viernes. BlackBerry necesita vender 3 millones de teléfonos este año para alcanzar el equilibrio, dijo.