Consejos de un profesional para tomar fotos de primera con tu teléfono móvil


Millones de fotos son tomadas cada día y millones son compartidas en las redes sociales.

En la era de los teléfonos inteligentes cada vez más echamos mano de nuestros celulares para marcar algún momento de nuestras vidas o para captar algo interesante o inusual.

Pero ¿cómo hacer para mejorar la calidad de tus fotografías? El fotógrafo profesional, escritor y profesor universitario Grant Scott te explica qué puedes hacer para mejorar tu creatividad visual.

Muchos de nosotros no llevamos todo el tiempo en nuestros bolsillos una cámara que sea:

• Fácil de usar • Que produzca fotografía de alta calidad y fácil de manipular con una multiplicidad de aplicaciones. • Que cree imágenes con las que podamos jugar, usar para crear películas, o para ilustrar audio en la web o coleccionar música • Que llene todas nuestras necesidades de entretenimiento e información.

Digo cámara y no teléfono porque en la medida en que mejora la calidad de las cámaras de los teléfonos inteligentes, nos comunicamos cada vez más a través de la imagen y no de la palabra.

Sólo en el Reino Unido, el promedio de imágenes fotográficas almacenadas en cada teléfono inteligente alcanzó a 2.000 en 2014.

Pero ¿cuántas de esas personas se describirían a sí mismos como fotógrafos?

No muchos, diría yo. Y sin embargo, esas imágenes son compartidas y por lo tanto publicadas a través de redes sociales como Twitter e Instagram a una audiencia ávida, tal como sucede con cualquier fotógrafo profesional.

La cámara del teléfono inteligente que llevas en tu bolsillo también ha llevado a la creación de una vasta cantidad de imágenes que documentan la vida diaria, la minucia de nuestras vidas cotidianas, imágenes creadas para contar historias, captar un momento e inmortalizar momentos preciosos.

Pero también puede ser usada para aumentar tu habilidad como fotógrafo y hacerte más consciente de factores como la luz, la textura, la forma, la composición y la yuxtaposición, los elementos clave que constituyen los pilares de la creatividad visual.

Es lo que yo llamo "fotoboceto" o hacer un boceto de tu fotografía.

Con frecuencia estamos muy preocupados con tomar una buena fotografía, pero ¿qué hace que una foto sea buena?

Cada quien tiene su propia definición de ello, así que en vez de preocuparte sobre como tu foto se va a ver antes de tomarla, hacer bocetos te libera y te permite divertirte mientras la tomas.

Tomar fotos sólo para ver como lucen puede ser increíblemente liberador y la mejor forma de comenzar tus experimentos fotográfico.

Y ya que no tienes que preocuparte por la mecánica de una cámara fotográfica, también eres libre para poner tu atención en capturar imágenes focalizándote en la estética.

Esto nos permite estar más conscientes de lo que nos rodea y los elementos básicos que constituyen una fotografía exitosa.

No trates de caminar por lo seguro cuando hagas tus bocetos fotográficos. Diviértete, toma riesgos, experimenta y confía en tus instintos en vez de tu cerebro.

Por supuesto, esto no es nuevo en fotografía. La experimentación ha estado en la base de la fotografía desde sus orígenes, pero nunca ha sido tan fácil o barato hacerlo como hoy en día.

Una buena forma de empezar a hacer bocetos es darte un paseo por el vecindario con tu teléfono inteligente en mano y listo para tomar fotos.

Camina despacio y busca deliberadamente por cualquier cosa que te llame la atención.

Puede ser una señal o anuncio, una sombra, una verja vieja y pintada, algo tirado en la calle o que alguien ha dejado atrás, una persona sentada esperando el autobús, la reflexión en la ventana, algún grafiti o algo que pasa en frente de ti.

Cuando veas algo, toma una foto y continúa caminando. No te preocupes por la imagen y no juzgues sus méritos o la borres apenas la has tomado.

Al final de tu paseo, vuelve a casa y revisa las imágenes.

Observa si hay un tema subyacente o un patrón que se repite. Decide con cuáles imágenes fuiste más exitoso y trata de ver por qué te llaman la atención esas imágenes.

Continúa dando paseos y aplicando esta misma regla y pronto desarrollarás tanto tu lenguaje visual como un portafolio fotográfico que refleja cómo ves el mundo en el que vives.

Si no te gusta la idea de hacer caminatas para comenzar a hacer bocetos, aplica estas mismas reglas con cualquier hobby o pasión que tengas.

Comienza a documentarlo desde diferentes ángulos, direcciones y enfoques.

A medida que aumente tu confianza y tu conocimiento, puede que quieras compartir tus imágenes online.

Es una muy buena manera de ver si tus imágenes son apreciadas por un público más amplio interesado en los mismos temas que tú o en la estética de tu fotografía.

Y puede ser una buena forma de tomar la fotografía más en serio y de que la gente te comience a ver como fotógrafo.

Fuente: BBC Mundo