¿Y si Nintendo fabricase un smartphone Android?


Como sabéis, Nintendo está dispuesta a meterse de lleno en el negocio de los dispositivos móviles. No fabricando dispositivos Android, por supuesto –al menos no han mencionado nada de esto–, sino creando lo que mejor sabe: videojuegos. De aquí a 2017, si los planes de la compañía japonesa van viento en popa, ya deberíamos tener 5 nuevos juegos de Nintendo para Android.

Sin embargo, hay muchos que no se conforman solo con esto, y su imaginación les lleva a ir un paso más allá. No sabemos si inspirándose en el también rumor de que la próxima consola de la popular compañía podría usar Android como sistema operativo —algo desmentido rápidamente por la propia Nintendo–, el especialista en diseño Pierre Cerveau ha recreado lo que podría ser un smartphone fabricado por Nintendo.


Nintendo Smart Boy, un teléfono inteligente cargado de nostalgia

Nintendo Smart Boy, ese es el nombre que Pierre Cerveau le ha dado a esta mezcla entre la mítica Game Boy de 8 bits y un smartphone Android. Como no podía ser de otra forma, ha incluido también un accesorio, el “Game Bat”, que se conectaría a través de la conexión Micro-USB para funcionar comogamepad y convertir al teléfono en una auténtica consola portátil, que así se asemejaría más a una Nintendo DS.

Además, también adoptaría la idea de los terminales modulares, y es que mediante módulos que nos recuerdan inevitablemente a los inolvidables cartuchos de aquellos maravillosos años, podríamos ampliar la memoria, la batería, o mejorar la cámara de este Nintendo Smart Boy.


Pero a Cerveau no se le escapa ni el más mínimo detalle, e incluso también ha pensado en uno de los principales que, al menos a día de hoy, tendría este invento, y que no es otro que el de la autonomía. Así, como podéis ver en la imagen sobre estas líneas, el Nintendo Smart Boy tendría un modo especial de ahorro de energía, con el que veríamos la pantalla del teléfono en 8 bits, algo que lógicamente beneficiaría mucho a esa autonomía, y que de paso nos haría soltar aún más lágrimas de nostalgia.