BlackBerry ve los frutos de su foco en la seguridad

Tras perder cuota de mercado, la renovación de la firma como proveedor de tecnología segura de ‘smartphones’ toma forma.


El presidente ejecutivo de Blac­kBerry Ltd., John Chen, hizo una promesa sorprendente el mes pa­sado: en un mensaje interno, les dijo a los empleados que los años de despidos y recortes habían ter­minado y que la empresa saldría de compras.

Fue la señal más reciente de Chen, quien se hizo cargo del fa­bricante de teléfonos inteligen­tes hace menos de un año en un contexto de crecientes pérdidas y menguantes ventas, de que su plan de dejar de competir en el mercado de consumo estaba dando resul­tados. Tras años de perder cuota de mercado ante Apple Inc. y Sam­sung Electronics Co., la renovación de BlackBerry como proveedor de tecnología segura de smartphones para el mercado empresarial está tomando forma.

El fabricante del dispositivo que en su momento dominó el mercado no está abandonando el negocio del hardware. De he­cho, pondrá a la venta este miér­coles un teléfono con un teclado físico y una pantalla cuadrada de 4,5 pulgadas llamado Passport, el primero que presenta desde el fa­llido lanzamiento de los modelos con BlackBerry 10 en 2013. La com­pañía ha tercerizado la fabricación y se aleja del mercado de consumo al optar por teléfonos nuevos que apuntan a usuarios de negocios.

La estrategia de Chen se apoya en un plan para generar más ga­nancias con el negocio de seguri­dad móvil, de mayores márgenes, junto con otros servicios de soft­ware. Si tiene éxito con esta re­estructuración, será en parte por lo que aprendió en sus 13 años en Sybase Inc., una empresa de Cali­fornia que generaba pérdidas y fue vendida en 2010 a la alemana SAP AG por US$5.800 millones.

Las acciones de BlackBerry su­bieron 68% a US$10,93 desde que Chen asumió el mando en noviem­bre, pero aún se encuentran cerca de 87% por debajo de su nivel de hace cinco años. Las pérdidas de BlackBerry siguen siendo conside­rables, si bien los analistas prevén que se reduzcan.

“Para mí, eso indica que el bar­co está cambiando de rumbo, pero llevará mucho tiempo”, dice Ro­bert McWhirter, director de Selec­tive Asset Management Inc., con sede en Toronto.

En Sybase, Chen fue detrás de compras pequeñas pero estratégi­cas y generó más ganancias de lo previsto, dicen quienes han traba­jado con el ejecutivo. Estos acuer­dos condujeron a una apuesta más riesgosa a la mensajería de texto en 2006, con la adquisición de Mo­bile 365, una decisión que ayudó a consolidar su reputación como ex­perto en reestructuraciones.

Chen afirma que cerró el acuer­do recién cuando Sybase fue ren­table y tenía el efectivo. “Recuer­do que me senté con mi director financiero y dije: ‘Aunque haga esta apuesta y me equivoque, no aniquilará a la empresa’”, recordó Chen en una entrevista reciente.

Chen ha tomado medidas para impulsar las ofertas de BlackBerry para el mercado corporativo con dos pequeñas compras desde julio. Una de las empresas ofrece un pro­ducto que protege contra personas que intenten escuchar conversa­ciones ajenas en aparatos móvi­les, y la otra ayuda a compañías a controlar mejor los costos de los aparatos de los empleados.
“Las adquisiciones son muy consistentes con (lo que hizo Chen en) Sybase” y “siempre encajarán muy bien con la estrategia”, aseve­ra el director operativo de Black­Berry, Marty Beard, uno de los ex ejecutivos de Sybase que siguieron a Chen al fabricante canadiense.

“Si hay que apostar a algo sólo será a que BlackBerry está teniendo un buen desempeño”, dice Chen. Al igual que en Sybase, pasó sus pri­meros meses visitando cientos de clientes para identificar productos con el mayor potencial.

Su enfoque inicial en BlackBe­rry ha sido detener la hemorragia en el flujo de caja. Chen reiteró en junio su meta de no tener pérdi­das en esa categoría en 2015 y tam­bién sorprendió a los analistas con una ganancia trimestral que hizo disparar las acciones. Tres meses antes, indicó que BlackBerry ha­bía alcanzado su meta de reduc­ción de costos un trimestre antes de lo planeado. La empresa volve­rá a divulgar sus resultados este viernes.

Sus medidas para impulsar los ingresos con sus nuevos servicios basados en software en gran parte aún no han sido comprobados. Por eso, Chen también busca tener un portafolio de teléfonos que apun­ten a clientes empresariales y mer­cados emergentes donde aún se destaca entre los consumidores.

El Passport es uno de estos apa­ratos. En una entrevista el lunes, Chen dijo que el teléfono costa­rá US$599 en Estados Unidos sin contrato y que su precio variará en otros países. Señaló que el menor costo que el de competidores de la misma gama es para “hacer que el mercado se interese”. El ejecutivo confía en que el Passport atraiga a usuarios que necesitan trabajar en sus teléfonos, ya que su pantalla de alta resolución muestra 60 carac­teres por renglón, bastante más que smartphones rectangulares.

El Passport probablemente se compare con los iPhones 6 y 6 Plus, que cuentan con pantallas de 4,7 pulgadas y 5,5 pulgadas, respecti­vamente, y un nuevo sistema de pa­gos. La iniciativa de Apple de aso­ciarse con International Business Machines Corp. para desarrollar aplicaciones móviles para grandes empresas aumenta la presión.

Apple ya es un “duro competi­dor” y “ahora están ingresando en el campo de la seguridad, con el que BlackBerry espera reinventar­se”, observa Mike Walkley, analis­ta de Canaccord Genuity.

BlackBerry prefirió no hacer comentarios sobre los nuevos apa­ratos de Apple. El Passport tiene el característico teclado físico de BlackBerry, pero con una novedad: es sensible al tacto y puede usar­se para deslizar el contenido de la pantalla hacia arriba y abajo.

BlackBerry también prevé el lanzamiento este año de un nuevo software para administrar apara­tos móviles. No obstante, algunos clientes ya han decidido no espe­rar por este producto y han adop­tado tecnología rival.

El actual software de adminis­tración de BlackBerry da soporte a sus aparatos con BlackBerry 10 y otros, pero no funciona con mo­delos anteriores. Eso desalentó a algunos clientes que prefirieron no adoptar la tecnología. La más reciente actualización de Black­Berry Enterprise Service funcio­nará con todos los BlackBerrys así como con aparatos rivales.