¿Qué es el síndrome de fatiga de las contraseñas?


La banca online, el ordenador del trabajo, la conexión wifi, las redes sociales… Vivimos en un océano de servicios y actividades que requieren clave.

Cualquier hacker con tiempo y ganas puede acceder a nuestras informaciones protegidas, y por eso losespecialistas en seguridad informática no cesan de aconsejar sobre la mejor forma de configurar contraseñas: deben tener más de ocho caracteres y combinar números, letras y signos del teclado; no han de aludir a fechas personales; tienen que cambiarse periódicamente, etcétera.

La cuestión es que todo ello puede suponer demasiado esfuerzo en estos tiempos de sobreestimulación: muchas personas terminan cayendo en lo que los expertos llaman síndrome de fatiga de las contraseñas: las crean demasiado sencillas y las repiten, con el peligro que conlleva.

Según un estudio hecho en veinticuatro países, el 40 % de los usuarios no se preocupan por complicar sus identificaciones secretas. De hecho, la clave más frecuente entre los usuarios, hartos de introducirla constantemente, es 123456.

Además, la compañía McAffee estima que el 60 % de los internautas visita regularmente entre cinco y veinte páginas que requieren password, y que la mayor parte simplifica el trámite.