Las opiniones dominantes en Twitter son complicadas de cambiar


Esta es la conclusión de un estudio realizado por la Universidad Jiatong de Pekín (China) que ha analizado la evolución de 6 millones de tuits en todo el mundo.

Los investigadores se preguntaban cómo funciona la formación de la opinión pública en Twitter con el volumen tan grande de tuits que se produce cada día (unos 500 millones de mensajes). Para ello, eligieron 6 millones de tuits al azar; dichos mensajes fueron procesados mediante un algoritmo que analizaba y dividía las opiniones de los autores por temas o por tipo de dispositivo (Blackberry, iPhone, etc.). Los resultados revelaron que la opinión pública en este medio social suele evolucionar muy rápido y de la misma forma, en un breve espacio de tiempo, la opinión también se estabiliza, determinando que una vez que se consolida la opinión más preponderante, es muy difícil lograr un consenso.

Pero existe un breve espacio de tiempo, justo antes de que se estabilicen las opiniones globales, dondelas voces discordantes pueden hacerse un hueco e intentar destacar; sin embargo, una vez que la opinión pública es constante, ya es difícil de modificar.

“Aunque los usuarios de Twitter con puntos de vista minoritarios se enfrenten a una oposición abrumadora, no suelen ser propensos a cambiar sus opiniones”, afirma Fei Xiong, uno de los autores del estudio.

Los resultados de la investigación, que han sido publicados en la revista Chaos, también revelan que, por lo general, los usuarios de Twitter son más propensos a esforzarse en cambiar las opiniones de los demás que en modificar las suyas propias.