67% de las parejas en EE.UU. comparten sus contraseñas en Internet

 

¿Cuánto amor se necesita para entregar una contraseña al otro?

¿Es compartir la contraseña algún tipo de prueba de amor? Según un estudio realizado por Pew Research a 2.252 adultos en Estados Unidos, el 67% de los matrimonios o parejas comprometidas han compartido al menos uno de los password que usan para una o más de sus cuentas online con el cónyuge.

Compartir una contraseña requiere un alto nivel de confianza en el otro, debido a que representa un posible riesgo para la seguridad de tus datos, además del posible psicopateo que tener acceso a la cuenta del otro podría generar. Así, no es raro que se encontrara que esto ocurre con más frecuencia entre las parejas que llevan mucho tiempo juntas.

Según los datos de la encuesta, 47% de las parejas de más de 65 años comparten una cuenta de e-mail, en comparación a 12% de las parejas entre 18 y 29 años. "Entre los adultos mayores y aquellos que han estado en su relación por más de 10 años es especialmente probable que compartan su cuenta de e-mail", asegura Pew.

Más curioso quizás resulta que 11% de los adultos casados que usan redes sociales comparten un perfil.

El análisis de Pew Research indica que existe una brecha generacional. Quienes ya eran una pareja estable cuando aparecieron las nuevas plataformas (redes sociales, smartphones), "tienen más probabilidad de haberlas adoptado juntos, como una unidad", explican. Por otro lado, los más jóvenes ya tenían sus propios perfiles individuales al comenzar una relación, y los mantuvieron de esa manera.

Así mismo, en las parejas más jóvenes es más probable que usen la tecnología para conversar con su pareja, para ayudar en logística cotidiana y también que sientan que su relación se ve afectada por Internet. En números, 74% de los adultos usuarios de internet dijo que su relación fue impactada positivamente por la tecnología, mientras 20% dijo que el impacto era negativo.

Las cifras sólo representan a una población de Estados Unidos, pero no difícil ver que la tecnología ha tenido un impacto sobre las relaciones amorosas, ya sea para comunicarse u organizarse. ¿Has compartido la contraseña con alguien especial?

Link: Pew Research