Los seis smartphones de gama alta más difíciles de reparar de 2016


iFixit es un sitio que se dedica a desmantelar computadoras, cámaras, consolas de videojuegos y smartphones con el fin de demostrar a los usuarios el grado de complejidad al momento de querer reparar algún dispositivo.

En una escala del 1 al 10, siendo el número más bajo la dificultad de reparación, iFixit califica a los dispositivos. Por esta razón, queremos mostrarte un listado de smartphones de gama alta que el portal clasificó, según la escala de dificultad de mayor a menor para abrirlos, desmontarlos y repararlos.

Samsung Galaxy S7


Este smartphone posee grandiosas funciones y destaca en muchos sentidos, pero si en algún momento llegas a romperlo, lamentablemente será muy complicado de reparar. Según el sitio, su nivel de dificultad al momento de desmantelarlo se debió a que los vidrios frontales y posteriores duplican la posibilidad de quebradura.

Además, el vidrio posterior es muy difícil de quitar para comenzar a indagar en los elementos que conforman al dispositivo. La sustitución de la pantalla y la batería sin dañar otros componentes es sumamente complicada y requiere de herramientas más especificas.

Sin embargo, no todo fue tan malo, pues muchos de sus componentes son modulares y reemplazables independientemente. Samsung Galaxy S7 obtuvo un número bastante bajo, pues iFixit le otorgó un 3 de calificación por su dificultad de reparación.

iPhone SE


Este dispositivo de Apple, el cual es conocido por ser “un pequeño que piensa grande” destacó por la facilidad de acceso y reemplazo de su batería. No obstante, no todas son buenas noticias para este iPhone SE, pues iFixit publicó que la colocación del cable Touch ID hace el procedimiento de apertura sea muy complicado.

Además, para abrirlo, se requiere específicamente de un destornillador Pentalobe patentado, el cual no será nada fácil de conseguir. La calificación que obtuvo fue aprobatoria, pero no por eso buena. iPhone SE fue calificado por el sitio con un 6.

Meizu MX6


Este año, fue el lanzamiento de este modelo de la marca Meizu. Según iFixit, el panel frontal es bastante fácil de remover y reemplazar, muchos de los componentes son modulares y pueden ser sustituidos sencillamente.

Sin embargo, sus tornillos Pentalobe dificultan la apertura y, desafortunadamente, la batería está equipada con una lengüeta de extracción, pero contiene un adhesivo muy duro, el cual requiere de mucha fuerza para quitarlo, por lo que diversos elementos aparte podrían ser dañados. El dispositivo obtuvo un puntaje de 7.

iPhone 7 Plus


El más reciente dispositivo de la familia iPhone no fue tan complicado de desmantelar, pero el sitio aseguró que se abre de manera bizarra, pues extrañamente tiene que hacerse por el costado a diferencia de otros smartphones, lo que podría rasgar a los cables de la pantalla a lo largo del lado derecho en la parte del centro.

Por otra parte, con la adición de tornillos tripunto, las reparaciones requieren de hasta cuatro tipos diferentes de destornilladores. Las buenas noticias son que el acceso a su batería es muy sencillo y el botón de inicio en estado sólido elimina un punto de fallo común.

El smartphone de Apple fue calificado con un 7, después sigue su compañero iPhone 7, el cual tiene el mismo puntaje en su desmantelación.

Google Pixel XL


Este dispositivo compite con el iPhone 7 y 7 Plus en términos de facilidad de reparación, pues tienen el mismo puntaje. La batería está asegurada con etiquetas adhesivas removibles, lo que simplifica el proceso de reemplazo.

Muchos de sus componentes son modulares y pueden ser reemplazados sin ninguna complicación. Uno de los únicos peros que iFixit encontró es el hecho de que la pantalla fundida es delgada, no tiene apoyo y debe ser retirada para acceder a cualquier otro componente. Su calificación definitiva es de 7.

LG G5


Según la clasificación del sitio y tomando en cuenta que son smartphones que salieron en este año, LG G5 fue el ganador con el mayor puntaje. El hecho de que tenga poco pegamento y pocos tornillos, hace que la apertura sea realmente sencilla.

El reemplazo de sus componentes es bastante sencillo, pues no tienen que ser marcas específicas, además de que la mayoría son modulares. Quizá la única desventaja en su reparación es que el conjunto de pantalla unida necesitará ser reemplazado si el LCD o el cristal se quiebra, y esto podría aumentar costos, pero independientemente de eso, fue verdaderamente sencillo acceder a sus elementos. Este dispositivo fue el ganador de 2016 con 8 de calificación.