Los peligros del “me gusta”: Facebook te conoce mejor que tu familia


Clic, “me gusta”. Cada vez que haces esto en Facebook dejas un precioso rastro que revela tu personalidad. Y no es trivial. Investigadores acaban de demostrar que los algoritmos de Facebook son tan potentes que pueden conocerte mejor que tu familia más cercana. Solo necesitan un puñado de “me gusta”.

Investigadores de la Universidad de Stanford (California) y la Universidad de Cambridge (Reino Unido) han demostrado que, de media, bastan 10 “me gusta” en Facebook para que sus algoritmos te conozcan mejor que un compañero de trabajo. Con 70 “me gusta” Facebook te conocerá mejor que un amigo, con 150 mejor que tu familia, y con 300 mejor que tu esposa o marido. Es decir, solo analizando los artículos, fotos, vídeos y otros contenidos a los que has dado “me gusta” en Facebook, un programa informático puede predecir mejor nuestra personalidad que nuestros amigos y familia más cercana. Bienvenido al presente.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores de Stanford y Cambridge analizaron la personalidad de casi 87.000 voluntarios a través de un cuestionario estándar de 100 preguntas. Luego preguntaron a amigos y familia de esos voluntarios mediante un cuestionario de 10 preguntas y finalmente analizaron su personalidad mediante análisis por ordenador basado en los “me gusta” que habían hecho en sus páginas de Facebook. El resultado fue sorprendente: basta unos cientos de “me gusta” en la red social para revelar por completo tu personalidad y que un programa sea capaz de conocerte mejor que las personas que te rodean.

Según Michal Kosinski, co-autor del estudio publicado ahora, la investigación es una prueba de que la personalidad de alguien puede ser predecida solo mediante análisis de datos, sin necesidad de interacción entre personas. “Muestra que las máquinas pueden llegar a conocernos mejor de lo que pensábamos. [...] En el futuro, las máquinas podrían ser capaces de inferir nuestros rasgos psicológicos y reaccionar de forma acorde en cada caso, dando lugar a la emergencia de máquinas emocionalmente inteligentes”, añade en el informe. Y va más allá: “En este contexto, las interacciones entre humanos y máquinas mostradas en películas de ciencia-ficción como Her no parecen estar muy lejos de nuestro alcance”.

¿Cómo es posible que un programa informático sea más efectivo a la hora de juzgar nuestra personalidad que la gente que nos conoce desde hace años? Los investigadores dan algunas claves. Y una de ellas es la capacidad de las máquinas de analizar y cruzar millones de datos en milisegundos para obtener respuestas, algo que las personas no somos capaces de hacer en este tipo de situaciones emocionales. Eso sí, algunos rasgos sutiles van a ser siempre mejor detectados por una persona, pero en la foto general gana el software con un alarmante nivel de precisión.

Los investigadores cierran su trabajo poniendo el dedo en la llaga. “Un futuro en el que nuestros hábitos sean como un libro abierto puede parecer distópico para aquellos que se preocupan sobre la privacidad”, explican. Y lo es. Según ellos, la única solución es que gobiernos, compañías de tecnología y consumidores reaccionemos para proteger nuestra privacidad. La duda es si será realmente posible.

Científicos como Stephen Hawking o visionarios y empresarios como Elon Musk llevan ya un tiempo avisando sobre el peligro del software avanzado, de la Inteligencia Artificial. Está claro que no se equivocaban. [vía Universidad de Stanford y Universidad de Cambridge]