Tus ‘selfies’ embarazosas siguen vivas aunque las borres


La foto de un desnudo que tomaste con tu teléfono - y borraste - todavía sigue por allí, en alguna parte del universo binario.

Esa es la realidad, habida cuenta de cómo los modernos teléfonos,tablets y ordenadores portátiles guardan tus datos. Por defecto, las fotos y los documentos no se encuentran solamente en tu dispositivo.

Rutinariamente son respaldados, es decir, tienen una “copia de seguridad en la nube”. Eso significa que se copian silenciosamente en los servidores informáticos de una empresa. Tu selfie comprometedor vive en media docena de máquinas en Norteamérica y Europa.

Eso explica por qué puedes acceder fácilmente a las mismas fotos en tu teléfono, tu laptop personal o tu computadora del trabajo. Pero también significa que los datos ya no están sólo en tus manos.

Los servicios en la nube como iCloud de Apple, Google Drive y OneDrive de Microsoft operan de esa forma. Esto significa que tu iPhone toma todas tus cosas y automáticamente las coloca en los servidores de Apple; tusmartphone Android guarda tus fotos en un centro de datos de Google; y Microsoft respalda lo que tienes en Windows Phone y en las laptops.

Pero la cosa no acaba ahí. Las compañías firman convenios para gestionar ese flujo de datos. Así que tus documentos privados en realidad terminan en servidores informáticos de empresas con las que nunca has tenido contacto: Cisco, IBM, Verizon y otras alrededor del mundo.

La moraleja: A menos que tomes medidas precautorias, tus archivos no comienzan ni terminan en el dispositivo en que los creaste.

Si eliminas un archivo de tu teléfono, se queda viviendo en la nube. E incluso si ingresas a ese servicio en la nube y lo eliminas también allí, la inquietante verdad es que la compañía probablemente ya copió tus archivos a otro servidor al que no tienes acceso. En ese caso, para loshackers también sería difícil apoderarse de ellos… pero siguen existiendo allí afuera.

Nadie sabe todavía si este fue el camino que usaron los hackers parafiltrar las fotos de celebridades desnudas como Jennifer Lawrence, Kate Upton y otras. Pero, dadas las circunstancias, la forma más probable para conseguir las fotos fue acceder a su respaldo en la nube.

Por ejemplo, la actriz de Hollywood Mary Elizabeth Winstead dijo que borró esas fotos “hace mucho tiempo.” El único escenario probable es que ella las borrara en su dispositivo, pero no borrara las copias de seguridad en la nube.

Pero este problema no le ocurre solamente a las celebridades. Todo el mundo tiene algo digno de ser ‘hackeado.’

Los documentos también se guardan en la nube, así sean planes confidenciales de una compañía o listas de contraseñas (un error garrafal, pero la gente lo comete de todos modos). Cuando los hackers se apoderaron de la contraseña para acceder a la cuenta en Twitter de la agencia noticiosa Associated Press en 2013 y reportaron explosiones en la Casa Blanca, el índice industrial Dow Jones cayó más de 150 puntos en un minuto.

Si envías tu número de Seguridad Social o el número de tu tarjeta de crédito a un ser querido, eso también podría quedarse respaldado en la nube. Usado por los hackers, podría arruinar tu crédito.

Ello no quiere decir que haya que satanizar a la nube. Es una gran manera de mantener un calendario, compartir fotos con amigos o colaborar con compañeros de trabajo en un proyecto. Pero úsala en tus propios términos. Comprueba la configuración y asegúrate de que sabes bien lo que allí se almacena.