¿Por qué falló WhatsApp?

Hace una semana la aplicación de mensajería sufrió su mayor caída en sus cinco años de existencia

REUTERS
Fundador de WhatsApp en el Mobile World Congress

El pasado 22 de febrero, exactamente hace una semana, WhatsApp sufrió su mayor fallo de conexión. No era el primero que experimentaba en sus cinco años de vida pero sí el peor. Eso fue lo que confesó el equipo de la plataforma en un breve comunicado a la redacción de The Verge. WhatsApp se ha caracterizado hasta hace muy poco por ser una empresa con mucho hermetismo y que no suele «comunicarse» de forma fluida con sus usuarios.

Su cuenta oficial en Twitter, por ejemplo, se encuentra inactiva desde el seis de enero. Muy pocas veces han aprovechado esta vía para informar sobre errores o para explicar las razones del fallo de conexión. Es verdad, tienen otra cuenta WhatsApp Status(@wa_status) en la que anuncian o confirman los problemas que en algunos momentos pero no explican las razones de dichos fallos.

Ahora, con el error experimentado el 22 de febrero, el cofundador de la app de mensajería instantánea, Jan Koum, ha dado una serie de razones en un comunicado enviado a la redacción de The Verge, un medios estadounidense especializado en tecnología.

«Ha sido nuestro más largo y mayor error en años que ha afectado a todos nuestros usuarios», dijo Koum en el mensaje. Ese día, el erro no fue focalizado sino que fue general. En ningún país del mundo dónde se encuentra presente esta plataforma había servicio. WhatsApp se encuentra en la mayoría de los principales mercados.

Según Koum, el fallo fue ocasionado por un enrutador de red defectuoso que ocasionó una reacción en cadena de errores que terminaron con dañar los servidores de WhatsApp, sitio dónde se gestiona la información que se comparte entre personas de todo el mundo a través de la plataforma de mensajería.

The Verge apuntó que Koum no fue muy específico, pero señaló que el fallo, a diferencia de lo especulado, no tenía nada que ver con la reciente adquisición por parte de Facebook. Es decir, no se trató de una saturación de servidores de la app por masa nueva de usuarios o por cambio de infraestructura.

El cofundador de WhatsApp, protagonista del Mobile World Congress, señaló que están tomando nuevas medidas con sus servidores para protegerlos de futuros fallos similares y «asegurar de que no pase otra vez».

Este fallo de la plataforma recuerda mucho a la caída de otro servicio de mensajería instantánea, Blackberry Messenger. La empresa vivió sus perores días cuando registró un fallo de conexión de tres días. En su caso, toda la plataforma relacionada con la red de datos se vio afectada.El 11 de octubre de 2011 comenzó el «apagón de tres días» de BBM. Comenzó en Europa, Oriente Medio y África y se fue trasladando en los siguientes días a Latinoamérica, India y por último a Norteamérica. Blackberry anunció a través de un comunicado que el fallo se debía a un error en «un conmutador central en la infraestructura de RIM» que ocasionó un «tapón» en el envío y recepción de datos que se fue acumulando. El fallo afectó a 70 millones de personas. Blackberry que para el momento se llamaba RIM tuvo que convocar a una rueda de prensa y ofreció 100 dólares gratis en apps para cada usuario como «indemnización».

En el caso de WhatsApp, el error podría haber afectado a los 450 millones de usuarios que se han descargado la aplicación.

Ventaja para la competencia
Las redes sociales se inundaron de quejas de usuarios. Al parecer es muy difícil vivir sin esta aplicación para muchos usuarios y enseguidabuscaron alguna vía alterna para replicar la interacción que tiene con WhatsApp. Los grandes «afortunados» fueron Line y Telegram.

En el caso de Line, app popular por sus «pegatinas» y opciones extras como hacer llamadas de voz, según sus datos oficiales, en las tres horas que duró el fallo de su competidor estadounidense, comsiguieron 2 millones más de registros.

Para Telegram fue una oportunidad de doble filo. La aplicación gestionada por uno de los fundadores del Facebook ruso «VK», empezó a registrar 100 ingresos por segundo. Tal fue la barbaridad, quesus servidores no soportaron y colapsaron. Así que por algún tiempo WhatsApp y Telegram se encontraron fuera de servicio al mismo tiempo. Telegram volvió a sufrir un fallo el domingo producto de esta avalancha de usuarios.