¿Se puede vivir sin internet y redes sociales?


¿Es posible no tener cuenta en Facebook, asistir a un cena sin mirar el celular sabiendo que nada importante llegará al teléfono en ese tiempo o evitar fotografiar una rica comida y compartirla en Instagram? Infobae

¿Se puede vivir desconectado? El periodista del sitio especializado de tecnología de The Verge Paul Miller se animó y se sometió a este desafío difícil por un año. Según contó en su blog, dejó de estar online porque pensaba que se estaba transformando en una persona improductiva, impaciente y que estaba “corrompiendo” su alma. Con esta idea, buscaba ser más “real”. Con 26 años, confesó que había sido consumidor compulsivo de internet desde que tenía 12 años. También buscaba “descubrir lo que internet había hecho” de él durante estos años.

“Puedo decirles que un amigo de Facebook es mejor que nada”, sentenció Miller después de un año offline.

Apagó su router, cambió su smartphone por un celular básico y se sintió libre. Dos semanas más tarde, empezó a participar de actividades que su hiperconexión nunca le hubiese permitido. Aseguró que su vida se “llenó de acontecimientos”, como “encuentros con personas en la vida real y aseos”.

Confesó que se sentía un poco solo y “bastante aburrido”. No obstante, “la ausencia de estímulos constantes” lo ayudó a concentrarse “en las cosas que realmente importan, como escribir y pasar tiempo con los demás”.