Un inversor denuncia a Blackberry y dos de sus directivos


En apenas un año el panorama de BlackBerry ha dado un giro de 180 grados que ha indignado a muchos de sus accionistas.

La situación pintaba bien en septiembre de 2012 cuando el CEO de BlackBerry, Thorsten Heins, intervino ante los inversores de la compañía y les aseguró que el lanzamiento de BlackBerry 10 sería un éxito, ya que “las operadoras y los desarrolladores estaban teniendo una respuesta positiva ante su futura plataforma”.

Por desgracia, un año después la empresa canadiense anunció el desastre: alrededor de 1.000 millones de dólares de pérdidas por las escasas ventas de su dispositivo Z10, despido de un tercio de su plantilla y una más que probable venta de la compañía.

Ante esa situación, Marvin Pearlstein, un inversor de BlackBerry, ha decidido interponer una demanda contra la empresa, el CEO Thorsten Heins, y el director financiero Brian Bidulka, informan en Mashable.

El demandante explica en su denuncia que ellos son responsables de haber engañado a los inversores, haciéndoles pensar que la empresa y los productos basados en la nueva plataforma BlackBerry 10 contaban con una mejor posición de la que ocupaban en la realidad.

En su escrito, Pearlstein defiende que la empresa “no estaba en el camino hacia una recuperación ni iba a resurgir como uno de los líderes de la industria de comunicaciones inalámbricas”, y alega que las declaraciones que realizaron los directivos de la compañía hicieron subir el precio de las acciones y provocaron una posterior caída en picado de las mismas.