EUA podría espiarte a través de las redes sociales



Immersion, un proyecto de investigación del Massachusetts Institute of Technology (MIT) de Boston, analiza datos de una forma similar a la que reveló el filtrador Edward Snowden sobre el programa PRISM. El objetivo de Immersion es demostrar la potencia informativa de los datos obtenidos ya sea por email o por algún tipo de Inbox en las redes sociales.

Bajo la supervisión de César Hidalgo, tres estudiantes del Media Lab crearon un software que genera un mapa con una especie de historial de la persona que se desee espiar con sólo tener su nombre de usuario y la contraseña de su cuenta de Gmail. El software no indaga en el contenido de las conversaciones, pero sí recoge información de los correos enviados y recibidos. Podría pensarse entonces, que con los puros datos de quién envía y recibe emails, no sería posible sacar gran cosa, pero no es el caso. El demo del proyecto revela una increíble cantidad de información personal que se puede recolectar sin siquiera leer los mensajes.

500 voluntarios accedieron a prestar sus datos para comprobar que el software funcionara de forma correcta y los investigadores notaron que el resultado es una representación gráfica de la red social de cada uno. La imagen funciona con círculos, nombres y líneas y dependiendo del nivel de la relación que los demás tengan con el usuario, la línea y los círculos se vuelven más gruesos o delgados.

Entre los datos que se pueden recolectar con simplemente conocer el tráfico de una dirección de Gmail están hábitos cotidianos, ideología política y tendencias sexuales; entonces, si un sitio web que contenga materiales políticos le manda correos con frecuencia al usuario, a este se le puede relacionar con esas ideas. En una entrevista con The Boston Globe, Hidalgo comentó que observar los resultados es “una especie de experiencia extra-corporal” y mencionó que todos los contactos de un usuario están conectados entre ellos por conexiones indirectas que no tienen nada que ver con la persona en cuestión.

Este tipo de datos están guardados en la red, y agencias de seguridad como la NSA pueden tener un fácil acceso a ellos. Cuando Snowden sacó los datos a la luz, el gobierno estadounidense dijo que eran superficiales, pero en realidad Immersion muestra cómo estos datos aparentemente irrelevantes proporcionan información útil, profunda y privada sobre las personas.

Hidalgo declaró que desde hace ya varios años un grupo de académicos (él incluido) estaban preocupados por el potencial de los metadatos, pero dijo que nadie les hacía caso y que sus ideas eran consideradas ridículas hasta que Snowden filtró la información de la NSA. Con todo lo que ha sucedido y de acuerdo al proyecto de Immersion, parece que el asunto ya no es algo tan irrelevante.