3 razones por las que deberías dejar de utilizar WhatsApp

whatsapp

Las cosas como son, WhatsApp es una de las aplicaciones de mensajería instantánea más populares en el mercado. Hasta 27 mil millones de mensajes se pueden llegar a intercambiar en la plataforma a diario, una cifra astronómica que no deja dudas sobre el éxito de la aplicación. Multiplataforma, muy barata (yo todavía no la he pagado) y muy sencilla, cualquiera diría que WhatsApp no tiene rival. No obstante y lejos de ser una aplicación perfecta, son muchas las deficiencias y fallos de WhatsApp. Fallos que, por cierto, están más que corregidos y pulidos por la competencia.

Seguridad

Uno de los fallos de WhatsApp más conocido y criticado. Whatsapp no es seguro, lo es un poco más ahora que los mensajes están cifrados, pero aún así las carencias de WhatsApp son muchas en materia de seguridad. Aún así, este fallo de WhatsApp parece no importar a muchos y se utiliza la plataforma para compartir datos sensibles.

Además de que es muy fácil que otra persona pueda acceder a tus mensajes, otro de los fallos de WhatsApp es que suplantar la identidad es extremadamente fácil, a diferencia de otras aplicaciones como Line o incluso otras mucho más seguras como iMessage o BlackBerry Messenger. De hecho, tan pronto como BlackBerry Messenger sea multiplataforma, seguramente vuelva a cobrar relevancia, cosa que yo personalmente celebraré por su probada seguridad, casi infranqueable.

Acceso desde múltiples dispositivos
fallos de whatsapp
No sólo no es seguro, sino que además tiene algunas carencias que la competencia ha sabido suplir de manera bastante acertada. Es uno de los grandes fallos de WhatsApp, el hecho de anclarte a utilizarlo exclusivamente en tu teléfono móvil. Aplicaciones como Line, iMessage o Hangouts tienen su propia aplicación de escritorio.

Está claro que cada usuario tiene sus necesidades y que puede que WhatsApp se adapte a las de un grupo muy amplio. Pero también es comprensible que si hay una alternativa que ofrece más, se le debería dar una oportunidad. Line, por ejemplo, aún teniendo una versión de escritorio bastante deficiente, dispone de una y funciona. Y si creéis que una aplicación de escritorio no es necesaria es porque no la habéis probado: la comunicación es mucho más rápida y fluida, son muchas las horas que pasamos todavía delante del ordenador y es muy molesto tener que comprobar tu teléfono cada dos por tres mientras trabajas con un teclado mucho más cómodo. Sencillamente, este fallo de Whatsapp es para muchos -entre los que me incluyo- motivo suficiente para animar a sus amigos a probar alternativas.

Carencia de servicios
fallos de whatsapp

Otro fallo de WhatsApp es que es una aplicación única y exclusivamente enfocada a la mensajería instantánea. En principio puede parecer una buena idea pero conforme han ido surgiendo alternativas, esto se ha convertido en una carencia notable. Lejos de la utilidad que puedan tener los stickers de Facebook Messenger o Line, lo cierto es que sí se agradece que en algunas aplicaciones como las mencionadas se incluya el servicio de llamadas VoIP o incluso videollamadas, como es el caso de Hangouts. Quizás no es un servicio muy recurrente, pero lo cierto es que tener unificado en una misma aplicación videollamadas, llamadas de voz por VoIP y mensajería instantánea es muy cómodo.

Evidentemente, WhatsApp no es el demonio hecho aplicación y su amplia comunidad de usuarios así lo demuestra. Es un servicio muy fluido, sencillo y no presenta problemas ni en los terminales de gama baja con Android (quizás esta sea su principal baza y una de las claves de su éxito). Pero si te sientes curioso y crees que tienes suficiente fuerza como para hacer migrar a tus amigos, quizás deberías olvidarte de los fallos de WhatsApp y probar algunas de las muchas alternativas que hay en el mercado.

Fuente:celularis