Samsung presentará el Galaxy S6 el próximo 1 de marzo

La firma surcorena podría remodelar al completo su buque insignia tras la fría acogida del modelo anterior


Detalle de la invitación enviada por Samsung de la que se deduce se presentará el Galaxy S6

Estaba cantado, pero la confirmación hace efectiva la fecha exacta en la que llegará el Samsung Galaxy S6, próximo buque insignia de la firma surcoreana con el que pretende hacer un cambio de estrategia respecto a anteriores modelos.

Como ha sucedido en anteriores ocasiones, el desembarco del dispositivo de gama alta de esta firma se producirá en el inicio de la primavera, aunque si se cumplen las previsiones su comercialización no será antes del mes siguiente. Lo que se sabe es que será el próximo 1 de marzo (18.30 horas) en el marco de la feria tecnológica Mobile World Congress de Barcelona.

La firma surcoreana ya ha enviado las invitaciones a los medios de comunicación de todo el mundo y, en ella, llama la atención la imagen que acompaña. Eso sí, se entiende que se trata de este terminal en concreto, un aspecto que no se nombra. Se trata de un fondo negro en el que aparece una enigmática silueta curvada, lo que podría dar a entender que el «smartphone» llegará con un diseño totalmente distinto a todos los modelos anteriores. En los últimos meses se ha rumoreado que el Galaxy S6 tendrá alguna parte curvada, al estilo del Galaxy Note Edge.

Lo que está claro es que, tras la tibia acogida del Galaxy S5 en el mercado, Samsung continúa su nuevo planteamiento de reducir el catálogo de terminales puestos a disposición del cliente y enfocarse hacia un nuevo concepto. Por lo pronto, se habla de dar de lado el diseño plano que ha caracterizado a todos los modelos anteriores e incorporar, como una de sus grandes innovaciones, materiales como el aluminio en el chasis, lo que le conferiría un aspecto atractivo y llamativo.

Otra de las novedades que podría traer este nuevo «smartphone» se encontrará en su interior. Expertos del sector han vaticinado que se incorporará un procesador fabricado por Samsung en lugar del Qualcomm Snapdragon 810, que ya aparecerá en otros terminales de la misma categoría.

La pantalla, de 5.1 pulgadas al estilo de sus antecesores, simulará un tamaño mayor al estrechar los biseles. Este panel será tecnología QHD Super AMOLED con una densidad de 577 ppp y protegida por Gorilla Glass 4, lo que supondrá un gran avance en la trayectoria de la gama y que vendría a confirmar todos los detalles rumoreados anteriormente.

Posiblemente, y según las filtraciones, llegará en tres versiones en función de su capacidad (32, 64 y 128 GB) y una cámara de 20 megapíxeles con estabilización óptico. En su interior, según esta filtración, se encontrará un procesador de 8 núcleos y mantendría su arquitectura 64 bits, que podría ser hasta un 50% más rápido que el modelo anterior.

En cualquier caso, las firmas de análisis de mercado apuntan a que Samsung se juega gran parte del año en este nuevo producto, que podría dibujar su futuro en los próximos ejercicios económicos. Apple, gracias a su exitosas ventas de sus nuevos iPhone 6 y iPhone 6 Plus, ha roto el mercado y hace peligrar la supremacía de Samsung como la firma que más dispositivos móviles vende en todo el mundo.