¿Es inteligente comprarse un smartphone con 16 GB de capacidad en 2015?

Muchos fabricantes tienen aún como base de algunos modelos aquellos que cuentan con 16 GB de capacidad, y en ocasiones sin posibilidad de ampliarlo mediante tarjetas microSD. Cuentan, además, con cámaras con capacidad para grabar en 4K y fotos de cada vez más tamaño junto a software cada vez más complejos, llenos de funciones y, por tanto, con muchos más MB a instalar. Por tanto surge la pregunta ¿es inteligente comprar un teléfono sólo con 16 GB?

Empezamos un año en 2015 donde muchos de los elementos que se van a poner “de moda” van a ser un problema para la capacidad de muchos terminales, y es algo que va a afectar tanto en Android como iOS y, aunque prometen que no, también en Windows Phone. Por poner ejemplo de los dos primeros, en el software de Google aún hay aplicaciones que no funcionan en la microSD, sin ir más lejos WhatsApp, y el caso de Apple es conocido que es imposible ampliar la capacidad de los terminales mediante este método.

Hace tiempo, con motivo del lanzamiento del iPhone 5c de 8 GB, ya nos planteamos si esa capacidad era suficiente en 2014, con el 2015 en puertas hay que pensar y si los 16 GB, que llevan siendo estándar en muchas gamas son suficientes. De momento, sigue siendo válida la gráfica de la revista Wich? que desvelaba cuanto espacio real tenemos disponible después de instalar el sistema operativo.


Ahora, hay que pensar en las variables que nos vamos a encontrar en 2015 y la primera es que en muchas ocasiones nos encontramos con archivos para actualizar los sistemas operativos que superan, casi siempre, los 500 MB acercándose ya peligrosamente al giga. Esto, contando además, que hay que dejar el mismo espacio o incluso más, en el caso de iOS, para la instalación del mismo.
El vídeo 4K, un bonito anuncio pero una pesadilla para el almacenamiento

Por otra parte, elementos que se van a estandarizar son el vídeo en 4K en muchos terminales. Para ponerlo en contexto, apenas 1 minuto de grabación de vídeo en 4K genera 500 MB, es fácil pensar también cuanto ocupará el contenido en 2K o QHD, que si puede ser reproducido y consumido en las pantallas de nuestros terminales. Por otra parte, las cámaras también están mejorando la calidad de las fotos que toman, en muchos casos con posibilidad de guardar imágenes HDR y en formato RAW, todo eso, suma y recorta espacio con el tiempo.
Las aplicaciones, el enemigo silencioso

Finalmente, no podemos olvidarnos de lo que, quizás, ocupa más espacio en el móvil y sin darnos cuenta, las aplicaciones. Ya sea en iOS o Android, sobre todo si hablamos de videojuegos, algunos tan populares como el FIFA 15 ocupa más de un giga de espacio, y no hablemos de cualquiera de estos que nos han deslumbrado en las presentaciones con gráficos con motores como Unreal, mejores gráficos significa juegos con muchos más megas. Eso, sin olvidar las aplicaciones que poco a poco van llenando más megas, como pueden ser los navegadores con sus archivos caché.
Conclusión

Es por ello que, si los fabricantes no se deciden a abandonar esta barrera por comodidad o posibilidad de poner un precio más llamativo, como usuarios, el consejo es muy claro: no te compres en 2015 un terminal de menos de 32 GB – y si es de 64 GB mejor todavía, porque como dice una de esas sabias frases de madre que siempre llevan razón: “En lo grande, cabe lo mucho y lo poco”.