La indiferencia en la era de las redes sociales

 

UN VIDEO DE UNA MUJER APARENTEMENTE DROGADA QUE VIAJA CON UNA PEQUEÑA NIÑA EN UN AUTOBÚS EN FILADELFIA SE HA CONVERTIDO EN VIRAL. FUE SUBIDO RÁPIDAMENTE A YOUTUBE Y REPLICADO EN LA PRENSA DE TODO EL MUNDO PERO NADIE FUE CAPAZ DE AYUDARLAS.

#Cuidado. El video que verán al final del post podría herir susceptibilidades. Pero la vida no es color de rosa, así que no se sorprenda tanto y abra los ojos.

El mundo actual pareciera que se está viviendo más conectados que nunca, apretando un botón puedes hablar con alguien que se encuentra al otro lado del mundo. Puedes hablar "gratis" durante horas y estar al tanto de lo que pasa en todo el globo.

Sin embargo, a pesar de estas hiperconectividad la sociedad contemporánea está cada vez más apática e indiferente. ¿Qué sacamos con tener tantas facilidades de comunicación si a la hora que realmente esta se necesita nadie hace nada?

Con esto me refiero por ejemplo al video que está dando vuelta por la red y que se ha convertido en un viral impactante que realmente pone los pelos de punta, genera impotencia y asusta a quienes son más sensibles.

Una joven mujer viaja en un autobús de Filadelfia, su cara demuestra que se encuentra en un momento complejo, no se sabe si se encuentra bajo los efectos de la heroína u otra droga, o está pasando un severo cuadro de diabetes mellitus insulino dependiente.

La mujer se encuentra muy mal, prácticamente inconsciente, pareciera que se va a desmayar. Lo peor es que viaja acompañada de una pequeña niña que intenta despertarla y subirle la cabeza. Pero su madre no reacciona. Mientras tanto varias personas presencian este hecho y pasan como si nada entre la madre y su hija.

La joven parece estar cada vez peor y la pequeña niña comienza a asustarse, pareciera que tiene unos 4 o 5 años y es la única que quiere ayudar a su madre. La mayoría prefiere ignorar lo que está pasando frente a sus ojos y otros cuantos sacan sus súper smartphone para grabar la escena y luego subirla a las redes sociales desde donde se viralizó.

¿Por qué nadie fue capaz de tomar su ostentoso teléfono para llamar a la policía o al 911? Según informan en el Huffington Post les han llegado decenas de mails de personas que vieron que esto ocurría enviándoles mails y haciendo crítica a la mujer. Sin embargo, ninguno de ellos la ayudó o al menos a la pequeña que se encontraba totalmente vulnerable.

¿Qué nos está pasando? Mientras más poder de comunicación parecemos tener menos comunicamos y nos dedicamos a perder el tiempo compartiendo memes o videos que nos hagan más populares. No es primera vez que vemos este tipo de casos. Basta con visitar Youtube para encontrar una serie de casos similares todos con millones de visitas.

Incluso me topé con este video colgado de sitios chilenos de noticias sin ningún tipo de información, solo apelando a la obtención fácil y rápida de visitas.

No cuesta nada ver como muchos usuarios de redes son atrevidos y críticos de la sociedad, dando cátedras de valores y moralidad todo el día pero al ver a alguien que necesita ayuda o ser parte de algún tipo de acción para cambiar esto se esconden tras las pantallas de sus modernos teléfono móviles.

¿Hasta dónde llega nuestro límite de indiferencia y morbosidad? Si es que lo tenemos. Ni siquiera nos conmovemos por los niños inocentes, solo queremos ser más populares en las redes sociales. Es realmente patético, vivimos en una sociedad vacía, estúpida e insensible. La cultura de la basura nos gobierna.

La Unidad de víctimas especiales del Departamento de Policía de Filadelfia y el DHS están investigando el incidente. No se ha revelado el nombre de la madre ni de la pequeña.