¿Son los smartphones un aliado para los ciberdelicuentes?



Uno de los problemas que acecha a todos los usuarios a la hora de conectarse a Internet es la seguridad y privacidad de la información ante ataques de ciberdelincuentes en sus ordenadores. Sin embargo, los teléfonos inteligentes más avanzados del mercado también sufren estos serios problemas. Es por ello que se trabaja para dar con la herramienta perfecta para proteger al 100% los datos de ordenadores y ‘smartphones’.

El principal problema de los dispositivos móviles es que viven en nuestros bolsos y bolsillos y que los llevamos allá donde vamos, por lo que es fácil perderlos o que nos los roben. Los smartphones disponen de cámaras y sistemas GPS que permiten rastrear nuestra localización. Enviamos emails, hacemos llamadas y mandamos SMS con ellos. Almacenamos gran cantidad de datos económicos e información personal y solemos visitar tiendas online donde nos descargamos aplicaciones desarrolladas por desconocidos.

En los dispositivos móviles, al igual que en los ordenadores tradicionales, toda esta información se puede monitorizar e incluso robar a través de malware, recuerdan desde Kaspersky Labs. Las distintas formas de penetrar en un smartphone ya superan a las que se utilizan con los ordenadores. Por ejemplo, cargar la batería. Los smartphones tienen un puerto USB que nos permite cargarlo. El cable que utilizamos, nos sirve tanto para realizar esta función como para sincronizar datos; lo que pone en peligro la información del dispositivo. Compartir el cable conectado a un ordenador que nos sirva para cargar el teléfono con un desconocido puede hacer que nuestros datos personales peligren.

En un artículo publicado por el DailyMail el año pasado, se habla de una app desarrollada por el ejército de EEUU. Esta aplicación encendía la cámara del teléfono móvil para, posteriormente sacar y enviar imágenes y vídeos a los desarrolladores de la app. Además, el software podía utilizar las imágenes para crear mapas del lugar. Estas funciones permiten al cibercriminal espiar a sus víctimas y reunir información para un posible robo.

Existen también programas maliciosos que encienden los micrófonos de los smartphones, y activan GPS y localización, lo que convierte al dispositivo en una herramienta de vigilancia. Un malware instalado en el teléfono puede grabar todas las comunicaciones del dispositivo, leer los emails o conseguir credenciales bancarias. Por ejemplo: podría acceder a una cuenta bancaria, dependiendo de la entidad y el portal, cambiar la contraseña, transferir todo el dinero a otra cuenta o incluso cambiar la dirección de email asociada a la cuenta y enviar una copia de la tarjeta de crédito. O incluso, al pinchar en un link de phishing que facilitan que alguien pueda robar los datos. Hay otras opciones, algunas bastante inverosímiles, pero en las que los cibercriminales ya han pensado.

A medida que los sistemas operativos avanzan, las empresas tecnológicas introducen mejores controles de seguridad, por ejemplo, las funciones de Apple, “buscar mi iPhone”, o “Activation Lock”. La mayoría de los dispositivos permiten al usuario borrar los datos de su teléfono de forma remota en caso de emergencia.

Los riesgos cada vez son mayores, sin embargo aún no todos los usuarios cuentan con una solución de seguridad o protegen sus contraseñas, implementan todas las funciones de seguridad que ofrecen los sistemas operativos ni se mantienen al día sobre las últimas amenazas online. Para ello, se recomienda ser precavido o cifrar la información almacenada y hacer diferentes copias de seguridad.

Europapress