BlackBerry pone en bandeja la privacidad de sus clientes a distintos gobiernos


BlackBerry habría alcanzado un acuerdo con el Gobierno de la India mediante el cual las autoridades del país podrán “monitorizar” el tráfico de datos de aplicaciones como BlackBerry Messenger. La noticia se ha filtrado a través de un documento interno del Departamento de Telecomunicaciones de dicho país. La polémica del pacto entre las autoridades y BlackBerry se ve potenciada por el hecho de que durante las últimas semanas hemos conocido la presencia del programa “espía” PRISM en EEUU.

La polémica está servida. Si bien hace unas semanas salía a la luz la herramienta -PRISM- con la que el FBI y la NSA conseguían datos de carácter privado a través de las empresas de telecomunicaciones y afines a la tecnología, tales como Google, Apple, Microsoft o Facebook (aunque éstas han emitido sus propios comunicados de prensa negándolo), ahora es BlackBerry la que está en el ojo del huracán por una medida parecida.

Un problema de fondo
Lo cierto es que nos tenemos que remontar a 2010 para detallar el proceso de negociaciones de BlackBerry con el gobierno hindú. Fue en dicho año cuando la firma canadiense también tuvo que hacer frente a numerosos problemas en Oriente Medio, región en la que los Emiratos Árabes Unidos exigían a los canadienses que para prestar sus servicios en los distintos países miembros debían abrir su red de datos a los servicios de inteligencia. La amenaza fue que si no cedían bloquearían sus servicios en dichos países. De hecho, en Arabia Saudí se registró un corte del servicio de BlackBerry Messenger durante unas cuatro horas. No obstante, los canadienses supieron llevar la situación posterior con diligencia para alcanzar un acuerdo.


Su propio programa espía

Sin embargo, de forma paralela, La India exigía las mismas peticiones a BlackBerry bajo la amenaza de bloquear sus servicios y desde entonces nada se había vuelto a saber. Ha sido la filtración de un documento oficial del Departamento de Telecomunicaciones de la India el que ha permitido conocer el estado de esta relación. El resultado, tal y como nos indican desde RedesZone, es que BlackBerry parece dispuesta a abrir su red de datos para que las autoridades del país puedan monitorizar la actividad de sus clientes, tales como el rastro de la navegación web desde sus dispositivos, uso de BlackBerry Messenger e incluso la “comprobación” del correo. El espionaje se realizaría con una herramienta equiparable a PRISM llamada Central monitoring system (CMS), aunque con la diferencia que la primera requiere una orden judicial y la segunda se realizaría sin este requerimiento, por lo que habría, en principio, más facilidad para acceder al “rastro” dejado por los usuarios con el supuesto fin de la seguridad nacional, argumento principal de La India.

Tras la filtración, la compañía ha admitido este “pacto” en un comunicado oficial en el que expresan que esta acción es legal y que se limitan a cumplir con las exigencias del país en el que operan. Asimismo indican que queda fuera de control el servicio de BlackBerry Enterprise Server, medida que salvaguardaría de este control al mercado empresarial. No obstante, este tipo de pactos se empieza a extender entre los diferentes países como así ha sucedido en La India y Oriente Medio.