La segunda ‘luna de miel’ de BlackBerry


John Chen, el nuevo CEO, motiva a los inversores con su plan de reestructura, dice Paul La Monica; las acciones de la firma han subido 45% en lo que va del año, más que cualquier otra tecnológica.

¡Es hora de festejar, adictos a BlackBerry! Parece que la firma está aquí para quedarse… Al menos eso lo que Wall Street piensa.

Las acciones de la empresa con sede en Ontario han subido casi 45% en lo que va del año. Es el título con mejor desempeño en el índice Tech 30 de CNNMoney.

Los papeles de BlackBerry subieron incluso el lunes, trepando casi 4% mientras muchos inversionistas globales estaban ocupados preocupándose por la situación en Crimea.

¿Qué es lo que ha hecho subir a este orgullo canadiense? (Ya lo sé… también los equipos de hockey olímpicos son un orgullo para el país). Nadie ignora que la compañía todavía no ha salido del bache.

Los analistas prevén que la firma reporte una pérdida trimestral de 329 millones de dólares y una caída interanual en las ventas de 55% cuando publique sus resultados del cuarto trimestre fiscal a fines de este mes.

Para empeorar las cosas, Wall Street pronostica que la tecnológica concluyó el trimestre con 58.5 millones de suscriptores, un 7% menos respecto al tercer trimestre y un 23% menos respecto a hace un año.

La razón principal de los problemas de BlackBerry es bien conocida. Llegó demasiado tarde a la ola de los smartphones y fue aventajada por Apple, por las empresas que utilizan el sistema operativo Android e incluso por quienes usan el sistema operativo móvil Windows Phone.

Y como todos sabemos, no hay medalla para el cuarto lugar.

El CEO aventurero

Pero nada de esto parece importar en este momento porque los inversionistas están enamorados del nuevo CEO, John Chen, quien se ha comprometido a reestructurar a la empresa.

Sé que es ridículamente absurdo empezar a sugerir desde marzo la terna para “CEO del Año”, pero me han llamado cosas peores que ridículamente absurdo... así que Chen tiene que ser uno de los candidatos a partir de ahora.

Hay indicios de que Chen está enderezando la nave. La semana pasada la acción recibió un buen impulso gracias a reportes de prensa que sugieren que Ford podría reemplazar la tecnología de Microsoft en sus vehículos futuros con el software QNX de BlackBerry.

Si los rumores son ciertos, es una gran victoria para la firma canadiense, cuya tecnología basada en Bluetooth ya se utiliza en las funciones de entretenimiento y comunicaciones de los automóviles Audi y BMW.

BlackBerry también recibió una sacudida gracias a la adquisición que hizo Facebook del servicio de mensajería WhatsApp, por el cual pagó 19,000 millones de dólares. El acuerdo sirvió como recordatorio para aquellos inversores que habían olvidado que BlackBerry es propietaria de la plataforma de mensajería BBM.

No es ninguna coincidencia que las acciones de BlackBerry hayan subido casi 20% desde que se anunció la compra de WhatsApp hace menos de dos semanas.

Calentar… el motor

Con todo, como inversionista hay que preguntarse si ahora que BlackBerry ha subido quizá sea el momento de bajarse de ese tren.

Como escribí el año pasado, el principal trabajo de Chen en los próximos meses es convencer a inversores y clientes de que la empresa tiene un futuro viable. El directivo no tiene que venir necesariamente con una solución mágica para restaurar la antigua gloria de BlackBerry.

Si practica bien el arte de la persuasión, la luna de miel del nuevo CEO puede durar por un largo tiempo. Basta preguntarles a Meg Whitman y a Marissa Mayer: las acciones de HP y Yahoo -aunque han pasado por momentos difíciles- no están muy lejos de sus máximos de 52 semanas y han subido considerablemente en el último año.

Sin embargo, con el tiempo los inversionistas pueden cansarse de ver a BlackBerry como el valeroso contendiente que juega con desventaja. No puedes estar en “modo reestructuración” para siempre.

Al final del día, Chen tendrá que demostrar que BlackBerry tiene la capacidad para competir y mantenerse relevante. Su futuro tal vez resida más en el mundo de la tecnología automotriz. Quizás el asiático encuentre una manera de vender su división de mensajería BBM... o al menos la forma de ganar más dinero con ella.

Pero el CEO necesita una estrategia de crecimiento. Las cifras no son halagüeñas.

La marca cerró el tercer trimestre con 3.2 millones de dólares en efectivo. Recibió una inyección de liquidez de 1,000 millones de dólares por parte de un grupo liderado por el inversor Fairfax Financial para ayudar a detener la hemorragia.

Así que será muy interesante ver cuánto efectivo gastó BlackBerry en el cuarto trimestre. Si es una cantidad grande, entonces Chen descubrirá que los inversionistas no están tan enamorados ni son tan indulgentes.

Después de todo, los analistas predicen que las ventas de BlackBerry caerán este año y el próximo, pues sigue perdiendo suscriptores. Wall Street también prevé otros dos años de pérdidas.

Es por eso que Chen debería disfrutar el protagonismo que goza ahora. Es el sueño universal, de acuerdo con otras leyendas canadienses... y aquí tarareo Living in the limelight del power trío rockero Rush.